Indemnización por choque o atropello con conductor conocido y asegurado.

RESPONSABILIDAD DEL PAGO DE INDEMNIZACIONES.

Choques o atropellos, con conductor conocido y asegurado.

Responsabilidad del conductor, salvo excepciones: fuerza mayor o culpa exclusiva de la víctima.


Control Alcoholemia e indemnizacion por accidente Cuando un vehículo sufre un accidente, causando daños a personas o bienes que no se encontrasen en otro vehículo en circulación, se presume que el conductor de aquél es el culpable, de tal forma que será responsable de los mismos, obligándose a repararlos o indemnizarlos. Debe tenerse en cuenta que quien utiliza un vehículo potencialmente peligroso, como es un automóvil o una motocicleta, debe tenerlo controlado en todo momento, previendo además todo tipo de posibles incidencias que le puedan surgir a lo largo del camino tanto por las circunstancias de la vía como del tráfico, de la climatología o del propio vehículo. Sólo puede quedar libre de responsabilidad si prueba que el accidente se debió a culpa exclusiva de la víctima o a fuerza mayor.
En cuanto a la fuerza mayor, es una fuerza externa a la que es imposible resistirse. No se considera fuerza mayor cualquier incidente derivado del funcionamiento del vehículo: las averías, pinchazos, pérdidas de control del automóvil, etc. no constituyen fuerza mayor, porque se supone que el conductor debe tener el automóvil siempre controlado y en perfectas condiciones, incluso previendo posibles averías, para lo que deberá tener siempre bien revisado el funcionamiento de motor, sistemas de seguridad, dirección, frenos…
En cuanto a la culpa exclusiva de la víctima, se refiere a que el único causante del accidente haya sido el propio accidentado: el caso del peatón que irrumpe de forma sorprendente en la calzada delante de un automóvil que no tiene forma de evitarlo, pese a conducir de forma correcta.

La culpa compartida.


Si existe culpa por ambas partes, es decir, si tanto el conductor como la víctima contribuyeron a la producción del accidente, la responsabilidad de aquél se moderará en función del tanto de culpa de éste; es decir, tendrá que indemnizar sólo una parte, un porcentaje, del daño causado, en función del porcentaje de culpa que se le atribuya.
En este sentido, ha de prevenirse contra ciertos “mitos” que existen al respecto. Así, no es cierto que si se atropella a un peatón que cruzaba por un paso de cebra el conductor vaya a ser siempre responsable de la indemnización en su totalidad: podemos pensar en el caso del peatón que está detenido en la acera y se pone a cruzar inesperadamente, cuando el automóvil está ya demasiado cerca para cederle el paso.
Tampoco es cierto que si el peatón es atropellado cuando cruza la calzada fuera de un paso de peatones señalizado, o con semáforo en luz roja, vaya a ser el responsable único del accidente. Aunque el peatón no respete las reglas de circulación, ello no da carta blanca al conductor para que se despreocupe y pueda atropellarle impunemente. El peatón debe cruzar por su sitio, o si lo hace por otro lugar vigilar que tiene el camino libre, pero el conductor del vehículo debe tener el mismo controlado en todo momento, evitando accidentes. Por ello, en estos casos lo más probable es que haya una culpa compartida por ambas partes.
También es probable que haya culpa compartida en los casos de colisión entre dos o más vehículos en que sus respectivos conductores se atribuyen recíprocamente la culpa. A la hora de enjuiciar quién fue el resposable del accidente hay que tener en cuenta que no basta con respetar formalmente las reglas del Código de Circulación, hay que conducir con prudencia, adoptando todas las precauciones que exija el sentido común. Así, no bastará con respetar un límite genérico de velocidad cuando las circunstancias de la vía o el tráfico aconsejan circular a una velocidad menor; el conductor del vehículo de atrás no será necesariamente el responsable único del accidente si colisiona con el que le precede por alcance si éste frenó bruscamente en un lugar en que no había razón para ello; y podríamos encontrar una infinidad de ejemplos en que la culpa podría atribuirse, o distribuirse, de forma distinta a lo que cabría pensar a priori.

Conductor no propietario del vehículo.


El propietario del vehículo es también responsable frente a la víctima cuando el conductor está autorizado por él para conducir, o en general cuando está sometido a su patria potestad o tutela o es empleado suyo, salvo que pruebe que actuó con toda diligencia para prevenir el accidente. De ordinario, su responsabilidad será subsidiaria a la del conductor, salvo en los casos en que éste dependa de él.

Daños causados intencionadamente.


Si los daños, lesiones o muertes han sido caudados intencionadamente por el conductor del vehículo, la compañía que tiene asegurado el vehículo abonará las indemnizaciones que se devenguen, pero después podrá reclamar al conductor su reembolso: aquí no se trata de un accidente fortuito, sino de un delito de daños, lesiones o incluso homicidio o asesinato, por lo que la Ley excluye la cobertura final por la aseguradora. La aseguradora tiene un plazo de un año, desde la fecha del pago, para reclamar el reembolso.

Accidente de trafico en Autobus, abogado reclamación Madrid.

Abogados en accidente de trafico en autobus

Tanto si se trata de un autobús público, escolar o fletado, los accidentes con grandes vehículos que transportan pasajeros se encuentran entre los más devastadores accidentes de tráfico por carretera. Como hay numerosos pasajeros en estos vehículos, y como muchos de ellos no usan el cinturón de seguridad, son comunes las lesiones y muertes. Con el fin de evitar estas graves consecuencias, hay muchas normativas estatales y federales vigentes que rigen tanto para los conductores de autobuses como para las compañías de autobuses. Trabajar con un abogado con experiencia que esté familiarizado con estas regulaciones y verdaderamente peleé en nombre de víctimas, puede hacer toda la diferencia en el resultado de su demanda por lesiones personales.

Causas de Accidentes de Autobuses

Hay una gran variedad de condiciones y factores que pueden causar un accidente de autobús. Estos incluyen:

  • Error de conductor
  • Conducir sin prestar atención, incluidos los accidentes por envío de mensajes de texto
  • Vehículos mal mantenidos
  • Piezas de vehículos defectuosas
  • Carreteras inseguras o mal estado de la carretera
  • Conductores incorrectamente entrenados y habilitados
  • Conducir en estado de ebriedad

Además de los errores del conductor y la negligencia de la compañía de autobuses, los accidentes de autobús también pueden ocurrir como resultado de otro descuido de conductor. Independientemente de si se trata de un accidente automovilístico o accidente de camión esto implica que los conductores negligentes de autobús deban rendir cuentas.

Accidente de camiones efecto tijera. Abogados de trafico.

Camion efecto tijera. accidente trafico

Uno de los tipos más comunes de accidentes de camiones se conoce como “efecto tijera”. Estos accidentes ocurren cuando un vehículo con remolque, tal como un semi o un camión de 18 ruedas, se pliega de manera tal que el remolque y la cabina quedan en un ángulo como el de una tijera. El remolque puede barrer varios carriles de circulación, causando accidentes masivos de vehículos en cadena y bloqueando carreteras con un potencial enorme de causar lesiones graves.

los accidentes de “efecto tijera” tienen un mayor potencial para causar lesiones y muertes que otros accidentes de camiones. Esto se debe a que los remolques grandes, pueden barrerse sobre varios carriles y chocar con numerosos vehículos. Cuando los camiones transportan materiales o productos peligrosos, este peligro aumenta considerablemente. Muchas de las causas comunes de accidentes de camiones pueden dar como resultado un accidente “efecto tijera”, entre otras:

  • Accionamiento abrupto de los frenos
  • Fallas y mal funcionamiento del equipo
  • Condiciones adversas de la carretera, incluidas las carreteras heladas
  • Errores del conductor y conducción agresiva

Al determinar la responsabilidad de un accidente “efecto tijera”, se debe atender a los mismos factores que en los demás casos. Esto incluye un enfoque preciso a la negligencia del conductor, lo que explica la gran mayoría de los accidentes que causan lesiones. Los conductores cansados, los conductores en estado de ebriedad, y los operadores de camiones que circulan a velocidades excesivas o frenan incorrectamente pueden causar fácilmente que sus grandes vehículos hagan “efecto tijera”.

También es fundamental que se investiguen las regulaciones federales que establecen requisitos sobre el mantenimiento rutinario y el cuidado del vehículo. Los frenos defectuosos, el mal funcionamiento del eje y otros componentes de los vehículos sin un buen mantenimiento pueden contribuir a causar accidentes devastadores.

Seguridad vial y las carreteras en la operación verano.

Operación verano en carretera abogados madrid
Durante el mes de agosto la Dirección General de Tráfico (DGT) prevé que se realicen por las carreteras españolas 42 millones de desplazamientos e intensificará los controlos de velocidad y de alcoholemia durante estas fechas.

Durante el mes pasado, el Ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, presentó el operativo especial de la Dirección General de Tráfico (DGT) para los desplazamientos por carretera este verano.

De esta manera, tráfico prevé que durante los meses de julio y agosto se producirán en España 80 millones de desplazamientos de largo recorrido: 38 millones de viajes en julio y otros 42 millones en el mes de agosto. Ya hace algunos años que los desplazamientos se producen de forma más escalonada y las salidas y regresos se hacen coincidir mayoritariamente con fines de semana, más intensos en los primeros fines de semana de cada mes. En ellos, la DGT organiza dispositivos especiales, las llamadas ‘Operación Salida’ y ‘Operación Regreso’.

Dado que el coche es el medio de transporte preferido por nacionales y turistas para recorrer el país, la DGT incrementa en esta época estival la vigilancia en las vías de más afluencia, disponiendo áreas de descanso e información especiales para los magrebíes residentes en Europa que viajan hacia el sur en las provincias de Guipúzcoa, Cuenca, Ciudad Real, Granada, Alicante y Castellón en particular y de todos los turistas y viajeros en general.

En verano hay más desplazamientos nocturnos y las carreteras secundarias –en las que se producen la mayor parte de los accidentes mortales– ven aumentar su tráfico, especialmente complicado en las carreteras que unen las poblaciones costeras con las playas. También hay muchos más ciclistas, motoristas y peatones por las carreteras, pero por el contrario, el acceso a las grandes ciudades en hora punta se reduce notablemente.

Más controles
Además de la vigilancia extra con motivo del aumento de circulación veraniega, la Dirección General de Tráfico ha anunciado que durante el periodo estival intensificará los controles de velocidad (entre el 19 y el 25 de agosto) y de consumo de alcohol y drogas, este último entre el 9 y el 15 de julio.

En este sentido, el titular de Interior señaló que de las 260 personas que perdieron la vida en accidentes el verano pasado, 208 fallecieron en una de estas vías. Junto a los 10.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, velarán por la seguridad y fluidez de la circulación 600 funcionarios y personal técnico especializado que atiende en los Centros de Gestión de Tráfico. Además, más de 13.000 empleados de empresas de conservación y explotación del Ministerio de Fomento y del resto de titulares de las vías, así como personal de los servicios de emergencia, completan el dispositivo.

Aplicación de tráfico
Como novedad en 2013, la Dirección General de Tráfico ha creado una aplicación para móviles, disponible gratuitamente para teléfonos Android y iPhone. Con ella, los conductores obtendrán datos actualizados sobre circulación y niveles de tráfico, tramos con obras, ubicación de radares fijos, meteorología, e incluso acceso a las cámaras ubicadas en las carreteras, entre otras aplicaciones destacadas.

De esta manera, la función ‘Mi ruta’ dentro de la aplicación, posibilita planificar el viaje entre dos puntos con toda la información anterior y ofrece alertas sonoras que avisan de las incidencias especiales en un radio de cuatro kilómetros. También se pueden guardar rutas favoritas, hacer llamadas de emergencia automáticamente y configurar el envío de mensaje al llegar al destino. Para los conductores profesionales, la aplicación incluye información sobre restricciones de circulación para vehículos pesados con una semana de antelación.

Consejos
En los viajes, es mejor programar paradas activas para descansar

A la hora de encarar los viajes por carretera en verano, Héctor Robles, monitor de conducción, recomienda revisar la amortiguación, sistema de frenos y ruedas antes de salir de viaje: “los neumáticos deben estar en buenas condiciones, sin grietas y con un dibujo superior a 1’6 mm de profundidad. Debemos revisar los niveles de agua, refrigerante y líquido de frenos, así como el aceite, que se degrada mucho en verano”. Es conveniente no viajar en las horas de más calor y si lo hacemos, poner el aire acondicionado, usar gafas de sol, regular el asiento para que el parasol nos cubra los ojos si el sol está de frente, comer ligero e hidratarse mucho con agua y bebidas excitantes. “Hay que parar cada dos horas, porque la velocidad constante –que sirve ayuda a ahorrar combustible–, es muy monótona y se pierde la percepción ajustada de la velocidad”, recuerda Robles. Es lo que los psicólogos como Roberto Durán, experto en Seguridad Vial, denominan ‘adaptación sensorial’: tras algo más de dos horas o 250 kilómetros de viaje, nos parecerá que vamos más despacio de lo que en realidad vamos. “Hay que programarse para hacer paradas y anticiparse al cansancio, que se da tanto en conductores adultos como en jóvenes. No debemos fijar un tiempo de llegada, es bueno aprovechar la ruta para hacer paradas activas o visitar lugares, eliminando la tensión de llegar a una hora determinada”. Un buen truco es no llenar el depósito cada vez que se reposta, hacer algunos estiramientos en el área de descanso, o permanecer de pie mientras tomamos un café en nuestra parada.

Pero si las condiciones físicas son importantes, las psicológicas no lo son menos: según Durán, muchos factores influyen en la conducción. Nuestra forma de ser, si viajamos solos, acompañados o con niños, e incluso el sexo o la edad del conductor cuentan al volante: “en general las mujeres sufren menos accidentes porque asumen menos riesgos; en cambio, los jóvenes y las personas mayores tienen un menor sentido del riesgo, aunque cada conductor es distinto”, asegura el psicólogo. También revela un dato preocupante: “con la situación económica y los problemas psicológicos que conlleva, el segmento de población que está bajo el efecto de psicofármacos ha aumentando casi un 20%. Estas personas deben extremar las precauciones e informarse de cuáles son los efectos de esos medicamentos que están tomando”. No se debe conducir tenso, pero tampoco relajarse al volante: necesitamos todos nuestros sentidos porque cualquier error puede ser fatal. “Un accidente es cuestión de milésimas de segundo y a 120 kilómetros por hora, cada segundo que nos distraemos, habremos recorrido 33 metros sin saber qué está pasando en la carretera”, enfatiza Robles. En Estados Unidos, en 2011 se calculó que en un año 3.000 jóvenes habían muerto en accidentes porque estaban escribiendo mensajes del texto mientras conducían. “Al realizar dos tareas a la vez, la atención en una de ellas merma y se hace con unos niveles de eficacia menor”, explica Roberto Durán. Según los datos de la DGT, las distracciones al volante son responsables de cuatro de cada diez accidentes y el uso del móvil representa el 75,7% de ellas, equiparándose al consumo de alcohol. “Hay estudios –indica Durán– que elevan el porcentaje de riesgo de accidentes al 40% cuando el conductor usa el móvil, que también es muy peligroso con los ‘manos libres’, aunque esté permitido. Se percibe como algo seguro, pero no lo es”. Estas ‘conductas interfirientes’ en lenguaje técnico (poner la radio, usar el móvil, encender un cigarrillo…), explican un buen número de accidentes mortales.

INICIA AHORA TU RECLAMACION!

Sólo cobramos si tú cobras